HOMENAJE A PEDRO LAVIRGEN - Alcoy, 25 de octubre de 2009

---> Ver reportaje Ciudad de Alcoy

La Asociación de Amigos de la Música de Alcoy, en sesión celebrada por su Junta Rectora en fecha 5 de octubre de 2009, acuerda por unanimidad conceder a D. Pedro Lavirgen Gil, la Medalla de Honor al Mérito Artístico, siendo la primera distinción de estas caracteristicas que concede la Asociación. Pedro Lavirgen está considerado uno de los mejores tenores españoles de todos los tiempos a nivel internacional.

Los días 5, 6 y 7 de junio de 1964, viernes, sábado y domingo respectivamente, Pedro Lavirgen cantó en Alcoy los papeles principales de la zarzuela 'Doña Francisquita' de Amadeo Vives y de la ópera 'Carmen' de George Bizet. También se representó la opereta 'La viuda alegre' de Franz Lehar. Las recordadas actuaciones tuvieron lugar en el desaparecido Cine Monterrey en los I Festivales de España, acompañando a Pedro Lavirgen en los repartos, nombres de la lírica española tan significativos como Inés Rivadeneira, mezzo, Ana María Olaria, soprano y los barítonos Esteban Astarloa y Luis Villarejo, en producciones de la entonces mejor compañía de zarzuela: la Compañía Lírica Amadeo Vives, dirigida por el legendario José Tamayo.

Representación de 'Doña Francisquita' de Vives en Alcoy

El viernes 23 de octubre de 2009, Pedro lavirgen firmó en el Libro de Oro del Ayuntamiento de Alcoy. Acompañaron al eminente tenor y a Paquita, su esposa, por parte de la Asociación de Amigos de la Música de Alcoy, Miguel Ferrándiz y Antonio Olcina. Y por parte del Ayuntamiento, Rafael Sanus, Teniente de Alcalde, Rosa Sánchez, Concejal de Cultura y Nacho Palmer, Concejal de Tráfico.

El Teatro Calderón, ya consolidado como el espacio referencial para las citas culturales y sociales más especialmente significativas que se desarrollan en Alcoy, volvió a ser el escenario para un concierto que puede calificarse de ‘histórico’ por muchos motivos. Principalmente porque entre los setecientos espectadores estaba nada menos que Pedro Lavirgen Gil, uno de los mejores tenores españoles del siglo XX, el cual iba a recibir un homenaje por parte de la Asociación de Amigos de la Música de Alcoy y de todos los allí congregados, que de alguna manera representaban a todos los alcoyanos. También porque el concierto era una gala de ópera de alto nivel con seis cantantes y una orquesta, la de la Academia del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, con su director Guerassim Voronkov al frente, que se entregaron artísticamente al máximo, sobrepasando emotivamente cualquier límite establecido. Y finalmente porque fue noche de emociones y sorpresas para todos, como cuando sonó por los altavoces del teatro, el ‘Adios a la vida’ de Tosca, interpretado por Pedro Lavirgen en una toma en directo en el Teatro de Ópera de Lima en 1972; o cuando unas niñas ataviadas de ballet clásico entregaron un ramo de flores a Paquita, mujer de Pedro, en el final, es decir en el Brindis de la Traviatta, momento en el que al mismo tiempo Pedro Lavirgen fue subido al escenario para cantar con todos el citado brindis, o en todo lo que fue el acto de entrega de la Medalla de Honor al Mérito Artístico, con incluso palabras dirigidas al público por el eminente artista. También hubo sorpresa para el 'Liceu', ya que Joan Rotcher, representante del coliseo barcelonés, recibió de la organización un pergamino commemorativo del concierto.

En lo musical podemos decir que rayó a una altura considerable. Si bien faltó uno de los barítonos por indisposición, el otro barítono asumió una de las arias, siendo Alberto Arrabal el único en intervenir tres veces. Arrabal nos dejó atónitos, especialmente en la interpretación del bellísimo ‘Prólogo’ de ‘Payasos’ de Leoncavallo. La soprano venezolana, Ana Lucrecia, estuvo inmensa cantando ‘Ritorna vincitor’ de ‘Aida’ de Verdi y la conmovedora ‘Mamma morta’ de Andrea Chenier de Giordano; la voz de esta soprano es bella y portentosa, de discurso generoso y sobretodo de una expresividad fuera de lo común. Carlos Moreno es sin duda uno de los mejores tenores del momento, que no se sabe muy bien porqué no se prodiga más en España. Su ‘Nessum Dorma’ de ‘Turandot’ de Puccini es hoy inigualable. María Ruiz es una joven soprano que empieza a destacar; su ‘Sola, perduta, abandonata’ del Manon Lescaut pucciniano fue impresionante, así como su dúo del ‘Otello’ verdiano con Carlos Moreno. Pablo Antonio Martin, cantó sus partes con exquisito gusto, especialmente la famosa y endiablada ‘Ah mes amis’ de Donizetti, con sus cinco do de pecho seguidos, demostrando que hoy por hoy es el único tenor español capaz de afrontar con garantías el repertorio de lírico-ligero. Y finalmente Javier Roldán, un bajo que apunta buena forma vocal. Se metió al público en el bolsillo cuando canto el ‘Golondrón’ de ‘Maruxa’. La Orquesta de la Academia del Liceu, fue ‘in crescendo’, y una vez más nos encontramos con una formación orquestal sólida y muy disciplinada, de espléndido sonido y con un director que sabe lo que lleva entre manos. El ‘Intermezzo’ de ‘Manon Lescaut’ y el Vals ‘Mephisto’ de Liszt, verdaderamente insuperables.

 

 

PEDRO LAVIRGEN, uno de los mejores tenores del siglo XX

 

'Aida' de Verdi

 

'Carmen' de Bizet

PEDRO LAVIRGEN Nace en Bujalance (Córdoba) el 31 de julio de 1930.

Desde su niñez manifiesta su disposición musical, aunque son dos hechos los que le conducen a la carrera de canto: de un lado, su internamiento, durante tres años, en el hospital de Hermanos de San Juan de Dios en Córdoba, donde formó parte del coro y, de otro, la influencia del párroco de Bujalance, don Ladislao Senostaín, quien organiza un coro y le convierte en su solista. Terminado el bachillerato, obtiene el título de maestro nacional y marcha a Madrid donde, a la par que imparte sus clases, se examina para ingresar en el coro de Cámara de Radio Nacional de España. Después de alternar docencia y canto por un tiempo, abandona la escuela y se hace corista del Teatro de la zarzuela, a la vez que estudia música en el Conservatorio y arte escénico en la escuela Superior de Arte Dramático. Conoce a don Miguel Barrosa, maestro de canto, y antes tenor muy apreciado en Italia durante veinte años, y es éste quien completa su formación como cantante. Se presenta como tenor solista en 1959 en Zaragoza, con Marina, obteniendo un buen éxito.

Canta diversas zarzuelas y, en 1964, José Tamayo le contrata como primer tenor para la denominada "Compañía Lírica Amadeo Vives". Hizo su entrada en El mundo de la ópera interpretando Aída en el Teatro Bellas Artes de México, con Antonietta Stalla y Robert Merril y se presenta en el Liceo de Barcelona con Carmen. En dicho teatro actúa durante diecinueve temporadas consecutivas récord no igualado por cantante alguno. Triunfa con la Pagliacci en la Staatsoper de Viena, con Tosca en el Metropolitan neoyorquino, con Turandot en la Scala, en la que había debutado el 1º de febrero de 1976 con Aída, destacando sobremanera en los papeles apasionados y dramáticos, entre los que destaca el de "Don José" en la ópera de Bizet, papel con el que se presentó en 1975 en el Convent Garden londinense. A lo largo de su carrera ha recibido innumerables galardones, entre los que cuentan los premios nacionales de Teatro de 1963 y 1972, la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid en 1967,la medalla de oro del Círculo de la ópera de México, en 1965, la del Liceo Barcelonés en 1969, el Verdi de Oro en 1973 y el "Jussi Bjoerling" de Módena en 1977. Prácticamente retirado en 1993, desempeña la Cátedra de canto en el Real Conservatorio de Madrid.

 

'Otello' de Verdi

Visita en Madrid a Pedro Lavirgen y a Paquita, su mujer, por parte tres miembros de la Junta Rectora.